Innovación

Starcell

Starcell

La energía fotovoltaica constituye una de las principales tecnologías para alcanzar los objetivos definidos en la hoja de ruta energética de la UE para 2050, entre los que se encuentra la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 80-95% por debajo de los niveles de 1990, y aumentar la cuota de las energías renovables en el conjunto de la producción de energía hasta el 75%. Además, las tecnologías fotovoltaicas de capa fina (thin film PV) tendrán una importancia clave en la futura integración de la energía fotovoltaica en edificios residenciales e industriales/comerciales (BIPV), así como en el sector de la automoción (AIPV). La producción fotovoltaica de capa fina utiliza actualmente dos materias primas (In y Ga) que figuran como materias primas críticas (CRM) en la revisión de la Comisión Europea [COM(2014) 297]. Por lo tanto, para la consolidación de una tecnología fotovoltaica europea independiente y segura, y para cumplir con nuestros compromisos de suministro de energía y reducción de efecto invernadero, Starcell trabaja en el objetivo esencial de superar la limitación del CRM fotovoltaico.

El proyecto Starcell enmarcado en el programa H2020 busca eliminar estas materias primas críticas y sustituirlas por las kesteritas, material formado a partir de metales de baja toxicidad (Cu, Sn y Zn) que son abundantes en la corteza terrestre. Esto ofrece una cadena de suministro segura porque la producción de estos metales no está controlada por ningún país. Las kesteritas constituyen la opción más racional y realista para la industria fotovoltaica más allá de las tecnologías basadas en Silicio, ya que han demostrado una muy buena estabilidad a escala de laboratorio. Las kesteritas también tienen un potencial realista para alcanzar los niveles de eficiencia requeridos para la transferencia de los procesos a los entornos industriales relevantes a corto plazo, y también es totalmente compatible con las actuales líneas de producción, lo que garantiza que los productores europeos de tecnologías CIGS puedan introducir fácilmente la tecnología de la kesterita.

En este marco, Starcell tiene como objetivo la optimización de los procesos de material y de las interfaces de los dispositivos para lograr una eficiencia de las células solares del 18% (16% para un minimódulo de 10x10 cm2 de área) al final del proyecto.

La participación de Ayesa en el proyecto se enmarca en:

  • Validación técnica: una vez desarrollados diferentes módulos pilotos, Ayesa aprovechará su conocimiento en el sector fotovoltaico para validar los nuevos paneles en condiciones reales de producción.
  • Explotación de resultados: Ayesa dirige el EIB (Exploitation and Innovation Board) con el objetivo de gestionar la explotación de resultados de Starcell. En el trascurso del proyecto se aumentará el TRL de los productos de estudio para ser incluidos en el mercado, y el conocimiento generado en el proyecto sigue la hoja de ruta para contribuir al avance energético de la UE.

 

 Logotipo fondos