Noticias

Ayesa se suma al concepto ‘paperless’ para eliminar el papel en sus oficinas

Ayesa se suma al concepto ‘paperless’ para eliminar el papel en sus oficinas

Más tecnología y menos papel es la máxima que guía el concepto paperless, que Ayesa está implantando de forma decidida en sus oficinas para reducir al mínimo el uso de papel.

Esta actuación se enmarca dentro de la estrategia de sostenibilidad de la compañía, centrada en el uso eficiente de recursos en sus centros de trabajo y que se ha acelerado tras la pandemia gracias a la inversión en el proceso de digitalización interna.

La compañía ya había dado pasos anteriormente que permiten ahora plantearse a corto plazo unos objetivos más ambiciosos, como el almacenamiento digital de la documentación en Alejandría (gestor documental). Además, la incorporación de otras tecnologías para gestión de contratos y proyectos también contribuye en este sentido.

El proyecto paperless ya es una realidad y las acciones llevadas a cabo desde principios de este año se han centrado en reducción del número de impresoras, pasando de 83 máquinas a 54, la puesta en operación de un sistema de gestión y control individualizado del uso de recursos de impresión y la implantación de un sistema de Scaneo y OCR (reconocimiento óptico de caracteres), que sienta las bases para en el futuro seguir automatizando procesos relacionados con documentación.

Según las cifras del departamento de Sistemas, en 2020 el gasto en copias de papel se ha reducido un 38% respecto a 2019 y subrayan que este descenso, que se explica en parte por la menor presencia en oficinas por el Covid, nos debe enseñar el camino para seguir trabajando en un formato digital a la hora de manejar toda la documentación.

Si se eliminara el consumo de papel de Ayesa del último año, estaríamos evitando la tala de unos 300 árboles, el gasto de 467.610 litros de agua y la emisión a la atmósfera de dos toneladas de CO2.