Noticias

El proyecto H2020 Starcell finaliza con grandes avances en las tecnologías fotovoltaicas de capa fina con kesterita


El proyecto H2020 Starcell (http://www.starcell.eu/) enfocado al estudio de estrategias avanzadas para la sustitución de materias primas críticas en la energía fotovoltaica, ha finalizado con notables avances. La sede central de la consultora de ingeniería y tecnología Ayesa, en Sevilla, acogió la reunión final el pasado mes de enero.

La evolución de las tecnologías renovables debe conducir a un escenario en el que la energía fotovoltaica se convierta en un actor principal. La Unión Europea apuesta por que en diez años aporten el 27% de la producción total. Asi, en sólo dos años habrá 900 GW de energía fotovoltaica a precios más competitivos que los combustibles fósiles y la energía nuclear.



El proyecto Starcell ha contribuido a desarrollar una tecnología fotovoltaica de capa fina altamente innovadora para la futura producción de productos fotovoltaicos sostenibles, basada en el uso de elementos muy abundantes en la corteza terrestre. Las kesteritas, una familia de materiales basados en Cu-Zn-Sn-Se, cumplen este criterio.

Durante los tres años de duración del proyecto se han estudiado y se han comprendido a fondo los fundamentos de las kesteritas y su procedimiento de reciclaje. Además, la validación de esta tecnología se ha probado en una planta solar en La Rinconada (Córdoba, España), tras desarrollar un sistema de monitorización inteligente.

Esta iniciativa ha contribuido en gran medida a situar a la kesterita en la vanguardia de las tecnologías fotovoltaicas de película delgada emergentes.


Starcell ha sido posible gracias a la colaboración de 11 socios de 6 países europeos que incluyen siete instituciones académicas emblemáticas y cuatro empresas de base tecnológica con actividades relevantes en sus respectivos sectores. Este consorcio se ha complementado excepcionalmente con la participación de dos socios internacionales muy relevantes del Japón y los Estados Unidos y una junta asesora internacional.

Starcell, que ha sido ampliamente difundido, ha contribuido al crecimiento de esta tecnología de TRL 3 a TRL 5, anticipándose a su posible explotación en un futuro próximo.

Este proyecto ha recibido financiación del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea.

 

NOTICIA RELACIONADA: Ayesa investiga la eficiencia de una nueva generación de células fotovoltaicas