Noticias

Ayesa participa en el mayor proyecto ambiental de Bogotá para recuperar la salubridad de su río


El río Bogotá es uno de los principales de Cundinamarca, región del centro de Colombia que rodea la extensa capital del país. Nace en el Páramo de Guacheneque y desemboca en el Río Magdalena, alcanzando así los 380 kilómetros de extensión. Cerca de nueve millones de personas viven en su cuenca.

Sin embargo, la falta de infraestructura de saneamiento desde aguas arriba ha sometido al río a una degradación continua que se ha agravado más recientemente con el crecimiento poblacional, agrícola e industrial. Por ello, el Distrito de Bogotá lleva bastante tiempo buscando la solución para acometer este proyecto ambiental, considerado como el más importante de los últimos años. 

Como ingeniería, Ayesa forma parte de la solución que se ha puesto en marcha para descontaminar el afluente. Concretamente, ha ganado el contrato para la supervisión de la Estación Elevadora de Canoas, que es una megaobra de bombeo y pieza clave del plan de saneamiento del río. Con ello, se conseguirá elevar a nivel de superficie las aguas residuales que vienen de las viviendas, garantizando el transporte del agua por gravedad.

El contrato implica supervisar, controlar, revisar, validar, verificar y aprobar la ejecución de los estudios y diseños, la construcción de la Estación Elevadora de Aguas Residuales de Canoas y sus obras complementarias, incluyendo su puesta en marcha y operación asistida.

La estación estará en Soacha, en el mismo sector donde se construirá la PTAR, y bombeará 39 litros por segundo, suficientes para llenar en un minuto una piscina olímpica. La planta elevadora permitirá habilitar la red de tuberías por la que circulará el 70% de las aguas negras de la ciudad. La nueva estructura bombeará el líquido desde el pozo ubicado a 70 metros de profundidad hasta la PTAR (39 litros por segundo), donde será tratado antes de verterlo al embalse del Muña y al río Bogotá. Esta obra supondrá grandes beneficios ambientales, debido a que la estación permitirá reducir los vertidos contaminantes sobre los ríos Tunjuelo, Fucha y Soacha, mejorando las condiciones de agua, fauna y aire en todo el área del río Bogotá y garantizando, además, el caudal necesario para la generación de energía.

Concretamente, una vez se termine la ampliación de la PTAR Salitre en el norte y se construya la PTAR Canoas en el sur, se podrá evitar que diariamente lleguen 800 toneladas de residuos contaminantes al afluente. 

LA EEAR Canoas recibirá las aguas residuales del Interceptor Tunjuelo Canoas (ITC), y estará constituida básicamente por dos pozos circulares contiguos, unidos de manera tangenciales.