Noticias

Ayesa diseña para Mosta Levures una planta única en Argelia de levadura fresca

Ayesa ha diseñado para Mosta Levures una planta única en Argelia de levadura fresca. Inicialmente la factoría, que se ubicará en la zona de Orán, tendrá una capacidad de producción de 20.000 toneladas al año de producto. No obstante, el proyecto realizado por Ayesa está adaptado a una posible futura ampliación.

La levadura fresca es un producto muy apreciado en la industria panadera y repostera, pues tiene un mayor poder de gasificación que la seca. Sin embargo, requiere de una cadena de distribución en frío y tiene una caducidad corta, por lo que su destino es fundamentalmente el mercado doméstico. Argelia importa toda la levadura que consume hoy en día y para Mosta Levures es una oportunidad de ampliar su negocio de distribución de levadura seca.

Ayesa realizará el diseño y el soporte a la gestión de las compras para el montaje de la fábrica. Y, una vez construida, liderará las pruebas y puesta en marcha, con un equipo multidisciplinar in situ. Para garantizar la máxima calidad en estos proyectos, Ayesa desplaza en el arranque de las plantas a expertos en proceso y automatización, y a experimentados equipos de instrumentación, mecánica y tuberías.

Las plantas de levaduras de este tamaño requieren de una inversión superior a los 25 millones de euros. Se trata de instalaciones preparadas para llevar a cabo procesos biotecnológicos, totalmente automatizadas y que cumplen los máximos estándares de seguridad e higiene. Además del propio proceso productivo, habitualmente requieren de unidades de tratamiento de efluentes específicas, para valorización de residuos, con posible destino a la alimentación animal.

Santiago Barberá, director de plantas de procesos, destaca que Ayesa es la ingeniería de referencia mundial en diseño de fábricas de levadura, con más de treinta referencias en todo el mundo. “El hecho de haber realizado tantos proyectos nos permite estar siempre innovando para optimizar los procesos, reducir los efluentes e introducir ahorros energéticos, para que nuestros clientes consigan ser más competitivos y con modelos sostenibles”.

Junto a ello, señala que “a pesar de que se trata de un mercado maduro, con una oferta y demanda mundial equilibrada, se dan nuevas oportunidades en mercados locales o de introducción de nuevos productos de más valor añadido, como extractos de levadura, que son usados como complementos nutricionales o aditivos alimentarios”.