• Luis Madruga, BIM Manager: "Hay que crear software y estándares que se adapten a cada tipo de obra"

    Luis Madruga, BIM Manager: "Hay que crear software y estándares que se adapten a cada tipo de obra"

Valora este artículo
(5 votos)
Avatar de autor Comunicación
Publicado el: 10 de Junio de 2020

Luis Madruga (Cascais, 1984) es arquitecto casi ingeniero gracias a BIM. Se introdujo en esta emergente metodología nacida en el sector de la edificación y hoy asegura que su potencial en infraestructuras es enorme.

¿Cómo empezaste en el mundo del BIM?

Llevaba años estudiándolo por mi cuenta porque intuía que esta nueva metodología era muy potente. Y, además, fue una apuesta por crecer profesionalmente. Vivía en Portugal y me trasladé a Sevilla, por lo que tuve que reinventarme como arquitecto. La metodología BIM no está relacionada con una disciplina concreta, lo que permite a los profesionales adentrarse en otros campos. Yo, por ejemplo, no tenía background de estructuras u obras lineales y, a pesar de eso, pude entrar en el sector de la ingeniería con BIM.

¿Está la ingeniería lista para abrazar BIM? Y, ¿al reves? ¿Está BIM completamente preparado para el mundo de las infraestructuras?

Mucho del software que se utiliza tuvo su origen en la arquitectura y la edificación. Y el propio IFC (Industry Foundation Classes, un formato de datos abierto que permite el intercambio), no tiene todavía la capacidad para gestionar la información de obras lineales como carreteras, ferrocarriles o túneles. El mundo de la ingeniería está adoptando el BIM, pero aún queda mucho camino por recorrer. Hay que crear software y estándares que se adapten a cada tipo de obra.

El problema es que con la metodología BIM diferentes plataformas tienen que empezar a colaborar más. La interoperabilidad tiene que ser mayor. Y esas herramientas todavía no existen. Pero la nueva versión de IFC que se está desarrollando permitirá abordar este tipo de infraestructuras. 

¿Cómo está siendo la migración de CAD a BIM en el sector de la ingeniería?

En los últimos años se está avanzando mucho. En España, desde hace un par de años, por norma todas las licitaciones públicas superior a un determinado valor tienen que ser ejecutadas en BIM. Esto supone, por ejemplo, que las licitaciones de Metro de málaga y de Sevilla, dos próximas grandes obras que se van a hacer en Andalucía, tienen requerimientos BIM.

Pero es progresivo porque como es algo nuevo muchos clientes aún no están seguros, por lo que va a tardar hasta que sea generalizado. Principalmente dependerá de la dimensión de la obra y del cliente.

Lo que sí es cierto es que todas las grandes obras a nivel internacional están incorporándolo a los pliegos. Es el caso de aeropuertos de Sudamérica o las líneas de metros como Delhi.

En cualquier caso, hay que tener claro que el objetivo final de BIM no es obtener un modelo BIM, sino que la metodología ayude, facilite y mejore el proyecto, la obra, sus costes, el mantenimiento y la operación. En Ayesa ya estamos presentando ofertas de digitalización de infraestructuras como aeropuertos para poder utilizar luego aplicar BIM en fases posteriores.  

¿Debemos esperar que BIM añada un plus de productividad a los proyectos?

Nos obliga a una mayor colaboración entre las diferentes áreas de Ayesa. Y eso nos permite conseguir un resultado final de mayor calidad y control de cara al cliente. Presentar proyectos en BIM es una apuesta que hace Ayesa, porque el resultado para el cliente es mucho mejor. En la fase de proyecto es más complejo de trabajar, pero tiene un mayor beneficio para el cliente, el usuario final.

BIM es una tecnología que se está adoptando a nivel europeo y mundial. Hay países que llevan años implantándolo. El mensaje está claro y la industria va por el camino indicado, es decir, hay que construir más, más rápido y con más eficiencia. Y eso es lo que nos puede aportar BIM. Estamos en la era de la información y proyectar en BIM es tener toda la información posible de la obra entera en la fase de proyecto.

¿Se acortan o se alargan los plazos de entrega respecto a CAD?

De momento no se puede hablar de un ahorro de tiempo porque cada agente que participa en los proyectos tiene un nivel de madurez de BIM distinto. Lo que sí es cierto es que antes empezábamos con muy poca información, mientras que ahora se hace directamente con una volumetría tridimensional asociada a la información constructiva. Por lo tanto, en el mismo tiempo la cantidad de información es muy superior. En todo caso, CAD va a seguir utilizándose con BIM y después de BIM.

Cerca de la mitad de las licitaciones públicas tienen requisitos BIM. ¿Va a buen ritmo la implantación de BIM en España?

España tiene un buen nivel y en Ayesa estamos muy bien posicionados aquí y en general en todo el mundo, porque estamos participando en grandes proyectos, en los que colaboramos con clientes en países nórdicos e ingleses. En este sentido, creo que no nos quedamos atrás. Somos bastante competitivos.

¿Qué necesitamos para mejorar?

Necesitamos más proyectos. Tenemos comisiones como es.BIM, que está publicando estándares e impulsando la tecnología, pero el mayor empuje está viniendo por parte de las empresas de arquitectura e ingeniería, que están moviéndose por todo el mundo. El hecho de empezar a tener aquí con la Junta de Andalucía proyectos con BIM es un empujón para ganar más experiencia en grandes obras.

¿Cómo están reaccionando los clientes a esta evolución?

El mayor desafío con los clientes es hacerles entender qué beneficios tiene BIM para sus proyectos. Genera un mayor control sobre la obra, pues se crea un gemelo digital de ese elemento y se pueden simular todos los obstáculos que nos podríamos encontrar en las fases siguientes del proyecto. Eso deriva obligatoriamente en un proyecto de mayor calidad y con mayor control sobre los costes.

¿Qué retos presenta actualmente hacer proyectos con BIM?

La falta de conocimiento por parte de muchos de los agentes que participan en los proyectos es el principal. Hay cierto desconocimiento de las implicaciones reales que tiene usar BIM. Porque no es sólo un software, es un cambio de mentalidad. Es un proceso diferente de ejecutar proyectos y obras.

¿Qué ventajas concretas has experimentado en tus proyectos?

Durante el proyecto hemos descubierto problemas de diseño mucho antes, aún en fase de estudio previo, que nos permitieron corregir y mejorar.

Como estamos colaborando todas las diferentes disciplinas que están involucradas en un mismo elemento - arquitectura, estructuras, instalaciones eléctricas, mecánicas, agua, protección contra incendio, trazado y señalización- podemos determinar estos errores a tiempo.

Por otro lado, la realidad virtual se ha convertido en una pata más de BIM. Por ejemplo, para señalización nos permite hacer simulaciones en un modelo 3D con el recorrido que hace el tren desde la posición del conductor y poder comprobar la situación de la señalética, problemas de visualización o curvas del trabajo eficaces.

Ahora mismo en Ayesa estamos desarrollando simulaciones con los proyectos actuales en realidad virtual.

Tu principal obra ahora es el tren de velocidad alta Delhi-Meerut. ¿Cómo está siendo tu experiencia?

Ahora mismo el mayor desafío a nivel internacional, y también en India, es llevar nuestros estándares y nuestra forma de trabajar a todas nuestras sedes internacionales. Es necesario que colaboremos abiertamente. En concreto, en India ya se han dado situaciones en las que cuando ellos empezaron a trabajar y vieron el potencial, nos han hecho algunos planteamientos que nos han hecho evolucionar con nuevas herramientas. Esto es lo más enriquecedor a nivel de empresa.

¿En qué punto está India respecto a BIM?

India es un mercado muy grande. En proyectos dentro del sector del transporte tenemos competidores internacionales muy fuertes, que también trabajan en su país con BIM, y les estamos ganando proyectos. Llevamos ya varios años ejecutando contratos en BIM como los metros de Lucknow y Mumbai. Ahora estamos con el diseño de cuatro estaciones de la primera línea de velocidad alta del país asiático, que unirá Delhi con Meerut. En esta línea Ayesa también es General Consultant (asistencia técnica), en lo que supone el mayor contrato logrado hasta la fecha en India. Es un desafío y tengo la suerte de estar trabajando allí. Estamos exportando nuestras lecciones aprendidas y ayudando a nuestro cliente NCRTC a incorporarse a esta tecnología.

¿Cómo está organizada Ayesa para evolucionar a BIM?

Tenemos un comité BIM, liderado por el director de Tecnología y Procesos de Ingeniería, Fidel San Emeterio. Está formado por ingenieros, modeladores y muchos otros perfiles. Luego hay un BIM manager por división y un BIM coordinador por proyecto. Nos encargamos de elaborar estándares, formación e implementar la tecnología en los proyectos de nuestra sección.

¿Se está creando una nueva profesión en torno a BIM?

No se trata de una nueva profesión como tal, pero va a atraer a profesionales de todos los ámbitos. Ahora estamos incorporando a informáticos para crear scripts que nos ayuden a gestionar la información dentro de BIM y para ayudarnos con la interoperabilidad con otros sistemas. Todo lo relacionado con la programación está muy relacionado con BIM desde el principio. La automatización de procesos es el futuro del sector y la filosofía de BIM está íntimamente relacionada con esto. Hay que evitar tareas repetitivas de una forma estandarizada.

 

Nuestro blog

El conocimiento es el emblema de Ayesa y este blog pretende ser un lugar donde los empleados compartan su experiencia en los ámbitos de la ingeniería, la transformación digital y la tecnología Smart.

Estamos comprometidos con la innovación, la calidad de vida y los avances tecnológicos.