Idioma:

Se encuentra usted aquí

Túneles de los Atlantes

El paso bajo el río Guadalquivir
Sevilla, España

Uno de los puntos más críticos, desde el punto de vista técnico, para el cierre del anillo que será la autovía de circunvalación del área metropolitana de Sevilla (SE-40). Se sitúa en el tramo Dos Hermanas (A-4) - Coria del Río (A-8058).

Ayesa ha sido la responsable de la redacción del proyecto del tramo completo que tiene un recorrido de cinco kilómetros de los cuales, dos kilómetros y medio se ven afectados por el trazado proyectado para el paso bajo el río. Dicho paso se ha resuelto mediante cuatro túneles con dos carriles cada uno. De esta manera cada sentido dispondrá de dos túneles, y por lo tanto de cuatro carriles con lo que se proyecta de salida, una sección transversal superior al resto de la SE-40 que será de tres carriles por sentido, ampliables a cuatro en un futuro.

En el capítulo de instalaciones, se debe mencionar, por su importancia, las instalaciones de ventilación, la iluminación exterior e interior, la señalización fija y de paneles variables dentro y en las inmediaciones así como el sistema de control. Todo ello se diseña conforme a los máximos avances en seguridad en túneles similares y evidentemente con un estricto cumplimiento de la legislación que regula los requisitos mínimos de seguridad en túneles de carreteras.

Estos túneles se enmarcan dentro de los túneles urbanos, o periurbanos, que forman parte del patrimonio paisajístico de la ciudad que los acoge. Deben tener una concepción formal enriquecedora de su entorno. Un túnel bajo el Guadalquivir, en el lago Tharsis, cuna de Tartesos y sede de leyendas ancestrales, debe rememorar la gesta de los atlantes de los que toma el nombre. Una estructura épica para un lugar épico y misterioso.