Idioma:

Se encuentra usted aquí

Ayesa se refuerza en el campo de los sistemas eléctricos de potencia

Ingeniería de 'alto voltaje'

Ayesa ha redoblado su especialización en el campo de la energía, irrumpiendo con fuerza en la industria de la alta tensión. Para ello, en el último año ha conformado un equipo hiper especializado de más de 30 personas, que han acometido más de cien actuaciones en subestaciones.   

La multinacional sevillana tiene una gran trayectoria en el campo de la energía, tanto en proyectos de ingeniería para plantas de generación eléctrica y líneas de transporte, como en sistemas IT y transformación digital o, incluso, servicios BPO para utilities. 

Una de sus asignaturas pendientes era precisamente extender sus capacidades al ámbito de los sistemas eléctricos de potencia. 

Juan Antonio Bascón, Director de Proyecto en el área de Ingeniería y Arquitectura de Ayesa, señala que actualmente la firma “está capacitada para afrontar cualquier desafío en este campo, tras conformar a un equipo altamente especializado y experimentado de más de 30 personas”. 

Los servicios de la compañía abarcan desde ingeniería de detalle para nuevas subestaciones a actuaciones de mejora o renovación de instalaciones ya existentes, diseño de la obra civil, montaje electromecánico o ingeniería de protección y control.

Así, el año pasado ha supuesto el despegue de Ayesa, al realizar más de cien proyectos en España. La complejidad de estas actuaciones de ingeniería, indica Bascón, se halla en la perfecta sincronización entre las partes de obra civil, montaje electromecánico y control y protecciones en unos plazos muy exigentes. 

“Hemos hecho mejoras en subestaciones que a veces dan servicio a ciudades enteras, por lo que el nivel de precisión y calidad de la ingeniería realizada, así como la rigurosidad en los plazos de los trabajos debe ser máxima”. 

Junto a ello, Bascón destaca que se trata de proyectos de ingeniería de detalle constructiva “que mueven cientos e incluso miles de planos en algunas ocasiones, donde no cabe el más mínimo error”.